#UnLugarConParlantes – Charlie Monttana, el inigualable

«Escucha Suicida, de Vago, y me dices qué tan chingón te parece, porque ese sí fue un disco bien chingón», esa fue la recomendación que me hizo Charlie Monttana en una ocasión (la única) en la que compartimos unas chelas y una plática muy chida sobre el rock nacional. Tenía yo 22 años.

Hasta ese entonces, mi única referencia de Charlie Monttana era «Tu Mamá No Me Quiere», pues un grupo de vecinos la escuchaban casi a diario y le subían un chingo al volumen. Me parecía muy cagada, pero me gustaba, hasta me la aprendí de tanto escucharla.

En la universidad, cuando pensaba que quería dedicarme al periodismo de rock, tuve la fortuna de conocer y hacerme amigo de un maestro, un wey muy rockero que tenía algunos cuadros de Soda Stereo, Charly García, Caifanes, El Tri y Botellita de Jerez colgados en su cubículo. Sabía mucho de rock, de la presencia del rock en la ciudad; me hablaba mucho, sobre todo, del rock urbano, de Mara, de los primeros años de El Tri, de Banda Bostik, de Liran’ Roll, Tex-Tex, El Haragán, en fin…

Un poco influenciado por ese wey y también por interés propio, quise saber más sobre el rock en México, pero tenía una fijación particular por el rock urbano, una música que siempre se denominó para «jodidos», la misma industria fue muy marginal con esa escena y muchas bandas lo adoptaron con huevos, como un grito de batalla, porque, al final, el rock se ha hecho en las calles.

Cada martes me lanzaba al tianguis de músicos, a las afueras del metro Taxqueña. Iba, principalmente, a hacerme de nueva música para mi repertorio, y ahí estaba, cheleando con otros weyes, Charlie Monttana, la voz de «Tu Mamá No Me Quiere». Lo vi sonriendo a carcajadas, escuchando rolas y saludando a todo aquel que se le acercara.

No lo pensé dos veces y fui hacia el puesto donde estaba; «¿Qué andabas buscando, carnal?», me preguntó uno de los que despachaban. Le dije que la neta no sabía bien, pero quería algo de rock chingón. En ese momento, llegó Charlie Monttana con un par de caguamas y de inmediato me ofreció un vaso. Lo acepté.

«¿Quieres escuchar algo chingón? Escucha el primer disco de Vago, Suicida, o a los Dug Dug’s, esos weyes eran muy cabrones, no esas mamaditas de Nacha Pop o Mecano, Miguel Mateos. Eso no es rock», me dijo. Ya estaba medio pedo, pero seguía siendo muy coherente. A partir de ese momento, empezamos una plática sobre el rock nacional, el rock urbano y la escena tan chingona y menospreciada que surgió con Mara, con Vago, con El Haragán, pero siempre enalteciendo la labor de El Tri.

No podía quedarme mucho, mi camino a casa era largo, me esperaban unas tres horas de trayecto, y ya se estaba haciendo tarde. Al día siguiente, me tocaba ir a la escuela, así que no podía seguir esa charla. Pero me fui con una experiencia muy chingona y con el disco Cambia Cambia de los Dug Dug’s, uno de los que me recomendó el propio Charlie Monttana. Muy cabrón.

Años después, muchos, me topé a Charlie en un par de ocasiones y tuve la chance entrevistarlo. Jamás se acordó de mí y yo tampoco se lo mencioné, porque, al final, fue una plática de borrachos. Sí, hablamos de rock, de la vida, de lo jodida que estaba (y está) la ciudad y de la falta de oportunidades para los jóvenes. Pero no pasó de ahí. Nos tratamos como dos extraños pero siempre fue muy amable conmigo, como con todos los que se acercaban a saludarlo. Pocos como él, sinceramente.

No sé si fue un gran músico -muchos dicen que no-, pero tampoco me importa. Le doy más crédito a lo que el hombre hizo en su carrera y en el escenario, pues pudo hacer todo lo que quiso, no se reservó nada ni se entregó a la censura. En se sentido, fue un músico con muchos huevos. La neta. Inigualable.

Hace un par de semanas pude escuchar por primera vez Suicida, el disco de Vago del que me habló Charlie Monttana. Una chingonería, de lo mejor que hay, en mi opinión, en el rock nacional. Un huracán, un madrazo sonoro por donde quiera que lo veas. Desfachatado, encabronado, sin prejuicios, sin miedo a nada. Un verdadero showman.

Qué chingón que, en México, tuvimos a Charlie Monttana.
¡Salud!

Leave your vote

0 points
Upvote Downvote

Total votes: 0

Upvotes: 0

Upvotes percentage: 0.000000%

Downvotes: 0

Downvotes percentage: 0.000000%

Hey there!

Forgot password?

Forgot your password?

Enter your account data and we will send you a link to reset your password.

Your password reset link appears to be invalid or expired.

Close
of

Processing files…